martes, 14 de septiembre de 2010

Happiness

Hay que aprender a convivir con esos malos detalles del día a día, pero no permitir que te hagan estar triste ni un segundo. Vendrán momentos mejores y peores, es como lanzar una moneda al aire: puede salir cara o cruz. Sonríe, confía en la suerte y sé feliz.(:

No hay comentarios:

Publicar un comentario