domingo, 5 de septiembre de 2010

No le temo al fuego,

pero sí a las cenizas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario