domingo, 19 de junio de 2011

Dicen que cuantos más enemigos, más honor.





Pero, ¿sabes una cosa? Para hacerse un enemigo no se necesita nada. Mejor dicho, hasta es fácil... Basta con ser idiota. En cambio, el verdadero honor estriba en saber hacerse un amigo. Tienes que querer, ser querido, currártelo, ser leal... y eso es mucho más difícil. Más trabajoso. Pero también es mucho más hermoso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario