lunes, 21 de mayo de 2012

Necesitamos decir que no a los miedos

¿Por qué aprendemos cuando somos pequeños? Porque no tenemos miedo de fallar. Si nos asustara la idea de comernos el suelo con los primeros pasos, ni siquiera intentaríamos ponernos de pie. Es cierto que el miedo puede evitar que nos hagamos daño con un peligro real, pero son muchos los casos en los que no hay riesgo ni amenaza. Dicen que quien no arriesga no gana, y es verdad. Decide qué es lo que quieres y ve a por ello.

No hay comentarios:

Publicar un comentario