lunes, 18 de junio de 2012

Variables

Nada es igual. Sería una tontería esperar que lo fuera. A medida que pasan los días y vamos viviendo experiencias, nuestra personalidad cambia. Todo son variables. Ahora lo que se busca son resultados inmediatos y lo que tarda en suceder no suele parecernos lo suficientemente importante como para esperar. El caso es que, al obtener todo de una forma tan relativamente fácil, nos resulta sencillo olvidarlo. Nos marcamos una meta, ideamos un plan para que no nos cueste trabajo conseguirla y, tan pronto como la consideramos nuestra, pasamos a otra cosa. No nos paramos a saborear el éxito, a disfrutar de nuestros logros, sino que nos centramos en otro objetivo y vuelta a empezar. Al ganar también se pierde y a veces me pregunto qué es lo que nos ha llevado hasta aquí. Y, bueno... la respuesta es siempre la misma: el tiempo y la avaricia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario