viernes, 17 de agosto de 2012

Conversión

El amor, al igual que la energía, no se crea ni se destruye; tan solo se transforma.

No hay comentarios:

Publicar un comentario