jueves, 20 de septiembre de 2012

Somos las cuerdas desafinadas de una guitarra que no volverá a sonar igual

Y poner la música en modo aleatorio a sabiendas de que sólo tengo una canción que tú descargaste. Y pasar de cantarla a dejarse llevar por los vaivenes de la base. 
Pam. Pam Pam. 
Y desear que volvamos a encontrar nuestro ritmo. 
Pim. Pam. Pum. 
Pero vamos descoordinados. Sin compás. 
Pum. Pum. Pum. 
Olvidamos los instrumentos principales, las notas musicales y la melodía. Quedó sorda nuestra partitura. Tú no me escuchabas y yo no te entendía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario