viernes, 5 de julio de 2013

Cuánto, cuándo, cómo, dónde, el qué y por qué

¿Cuánto hace que no hablas contigo mismo? ¿Cuánto hace que no te eres sincero? ¿Cuánto tiempo llevas tratando de convencerte de que has tomado la decisión correcta cuando, en el fondo, estás totalmente seguro de que has errado? ¿Por qué evitamos reconocernos que vamos en el sentido contrario al lugar al que queremos llegar? Llevo meses sin poder llegar a tomar una decisión final porque no era capaz de parar un segundo y decirme "chica, ¿qué haces?"; simplemente, evitaba pensar en todo lo que me hace daño. Obviaba cada cosa que me producía dolor en vez de analizarlo para hacerme más fuerte. Pero hoy, me he levantado del sillón y me he dicho a mí misma "hasta aquí". He ido hacia el espejo, me he mirado y me he dado cuenta de que hace mucho que no tengo lo que quiero. Es más, que ni siquiera sé lo que quiero. Es el momento de averiguarlo.