martes, 25 de noviembre de 2014

4517

Somos de los de los ojos llorosos,
la sonrisa en la boca,
y el corazón en un puño.

Y no sé si me da más valor,
o miedo.

Llorar hacia dentro,
regándolas,
mis heridas.

Que no sé si se están ahogando,
o echando raíces.

viernes, 3 de enero de 2014

Qué




"Siempre quisiste cuidarme.
A mí.
Que estaba enamorada de tus descuidos.
Que me sigo sin ti-
endo sola.
Y a veces, ese sueño.
En el que yo me despertaba.
Y tú seguías dormido, abrazándome.

Y lo malo es que dejas de mirar atrás
para mirar hacia otro lado.
Y que seguimos con miedo de perder
lo que no tenemos.
Pasemos de las palabras a los pechos
Para que me susurres palabras de cera.
Para que se me derritan al oído.
Porque en algún lugar de mis lágrimas,
eres tú quien gotea."